Hola

No debemos dejar que una buena crisis se desperdicie, y en cambio, aprovechar la oportunidad para resolver las cosas de una vez por siempre.

Sí, sí se puede hacer, sólo se trata de llegar a la raíz del problema que aflige a la civilización. Al igual que cuando se construye un edificio, hay una piedra angular que debe ser correcta; por el contrario, se erigirá torcido, propenso a interminables remedios efímeros. Necesitamos hacer la transición de Ciudad Crisis a Tierra PaRaDiSo.

Hay un sentido común original incorporado de fábrica, con el nacimiento, en la humanidad, desde la Creación. Esto lo puedo explicar parado sobre un pie. Que la virtud de las cosas es PaRDeS, que el todo se compone de una tríada de partes, que el todo es a las partes como las caras y el borde de una moneda, o, como los catetos y la hipotenusa de un triángulo recto. Para explicar las cosas, usamos el modelo de semilla de un triángulo recto inscrito dentro de una elipse para explicar las cosas.

Más aún, que PaRDeS, como en PaRaDiSo, es un acrónimo que viene a representar el todo Sod Secreto (סוד), la elipse, compuesta por una tríada de partes, el triángulo recto, a saber, Derash Descubrir (דרש), cateto vertical, Rémez Remite (רמז), hipotenusa, y Peshat Plano (פשט), cateto horizontal. En llano castellano, somos, que somos espíritu, mente, y cuerpo, respectivamente.

De aquí en adelante todo es navegación sin problemas. Una vez que sepamos cómo fuimos constituidos, por PaRDeS, podemos reconstituir nuestro mundo de la misma manera, siguiendo nuestro sentido común original.

La historia corta de cómo llegamos a la raíz de las cosas, empieza con la visión de conjunto de Newton-Einstein. Pero la modernidad se encuentra en la cima de la herencia cultural de la Escuela de Atenas, a saber, Sócrates, Platón, y Aristóteles, mismos que no se puede entender sin recurrir a las tres escuelas de pensamiento preSocrático, la eleática, la milesia, y la pitagórica. Pero los fundadores de éstas obtuvieron su orientación del Este, por lo que afirman los historiadores. Aquí es donde doy un salto. Mi hipótesis de trabajo es que estos tres tipos partieron de la Historia de la Creación de Moisés, tal y como se encuentra en Génesis 1:1-2:3. Entonces, aquí es donde tenemos que ir para arreglar las cosas.

Abreviando las cosas, el problema con las traducciones es con la interpretación del hebreo, ya que para nosotros hoy en día, aparece como fuente codificada, habiendo sido escrita hace siglos. Pero haciendo caso omiso a las trabas eruditas, y empleando nuestro innato sentido común, podemos penetrarlo, siguiendo el impulso de una vocación.